Más Opciones

 

tl_files/A 2016 Abril/Banner-Bienvenido-3.gif

Este es uno de los mejores colegios de Bogotá, recomendado por el Directorio de Colegios y Jardines Colombia.com

Por favor envíenos este formulario para informarle las ventajas, costos, procesos de inscripción y matriculas de este colegio u otros similares.


Solicitud de Mayor Información Sobre el Colegio FRANCISCANO DEL VIRREY SOLIS






tl_files/A 2016 IMAGENES/nivel-de-formacion-3.jpg




Escribe aquí tu mensaje



Misión:

El Colegio Franciscano del Virrey Solís – Bogotá inspirado en los principios y valores católicos,  fundamentados en la espiritualidad Franciscana, forma y educa hombres y mujeres de PAZ Y BIEN, constructores de una sociedad más justa y humana, a través de la evangelización, comprometida con el respeto y la protección del medio ambiente, la formación académica que suscite la reflexión crítica de la realidad, la asimilación del conocimiento  que promueva las capacidades de cada persona, siendo líderes, emprendedores y gestores de la transformación de la sociedad.

Visión:

Como comunidad académica y formadora el Colegio Franciscano del Virrey Solís – Bogotá al 2020 es reconocido por su propuesta y su formación humana-cristiana; proyectándose como colegio líder en innovación pedagógica, un alto nivel en una segunda lengua extranjera, formación científica con sentido social-ecológico, que aporte a la construcción de una nación fraterna, acorde con los requerimientos de transformación y visión moderna del desarrollo.

Historia:

En mayo de 1943 el Padre Alfonso Díaz Luna le manifestó al padre provincial Fray Alberto Reyes su deseo de hacer realidad el colegio que se había proyectado en 1937, con el aval del padre Provincial inició el trabajo de organización, pensó en darle el nombre de Cisneros, pero teniendo en cuenta la vida ejemplar del Virrey de la Nueva Granada José Solis Folch de Cardona y su vinculación con la ciudad, decidió bautizar el colegio con el nombre del Virrey-Fraile. Así, el Padre Díaz Luna, fundador y primer rector del colegio, inició su trabajo: publicó el prospecto, hizo los primeros contratos para la obra y abrió matrículas el 10 de enero de 1944; desafortunadamente una grave enfermedad no le permitió continuar su obra y el 3 de febrero, día en que se hizo la primera reunión con los 80 estudiantes matriculados, murió. 

El colegio funcionó en diferentes sedes, desde una pequeña casa en chapinero hasta las completas y modernas instalaciones que ocupa actualmente en la calle 195 n.º 50-65.