Más Opciones

             

tl_files/A 2016 Abril/Banner-Bienvenido-3.gif

Este es uno de los mejores colegios de Bogotá, recomendado por el Directorio de Colegios y Jardines Colombia.com

Por favor envíenos este formulario para informarle las ventajas, costos, procesos de inscripción y matriculas de este colegio u otros similares.


Solicitud de Mayor Información Sobre el Colegio ALFONSO JARAMILLO






tl_files/A 2016 IMAGENES/nivel-de-formacion-3.jpg




Escribe aquí tu mensaje



BREVE HISTORIA DEL COLEGIO

 

La fundación del CAJ ocurre en 1948, cuando don Alfonso Jaramillo ha regresado de Europa convencido del cambio que necesitaba la educación en Colombia. Allá se ha formado en los principios de la Escuela Activa, bajo la mirada  de Ovidio Decroly, el gran pedagogo belga.

 

A su formación contribuye igualmente don Agustín Nieto Caballero, y le hace compañía indispensable don Julio Duque, como puente entre el educador que tiene el sueño de constituir un colegio moderno - con los valores, responsabilidades, tolerancia y respeto que al final son las condiciones necesarias que todo colombiano debe poseer para proteger los intereses de su Pais -,  y los medios materiales necesarios para lograrlo. A lo largo de 70 años, valiosos colombianos se sumarán a la aventura.

 

El Colegio ha nacido entonces. Como afirmación del esfuerzo y expansión del espíritu liberal que debe renovar y llevar al porvenir la educación Nacional.

 

En esa tarea estamos.

 

ESPIRITU DEL COLEGIO

 

El CAJ tiene el propósito de formar buenos ciudadanos, para quienes el amor por Colombia sea impostergable. De allí se derivan el amor y la convicción por la justicia, la verdad, el esfuerzo honrado y la persistencia.  Niños y jóvenes para los que la libertad, la armonía y el enorme valor que tiene preservarlas esté presente, tanto para sí mismos, como para la comunidad y la sociedad en que viven. Seres humanos compasivos, conmovidos con la aventura de buscar un destino común y colectivo para el futuro de Colombia, el planeta, que cuentan con su Colegio como con su familia, con la familia Jaramillista.

PROYECTO EDUCATIVO

 

El proyecto pedagógico del CAJ se ha reformulado conservando la calidad en la formación académica y en valores de nuestra historia como institución, pero agregando elementos fundamentales para la vida contemporánea. Nuestro proyecto está fuertemente vinculado a la nueva sede campestre, ubicada en la RESERVA VAN DER HAMMEN y posee tres ejes fundamentales respecto del quehacer escolar: las ciencias, las artes y la preservación del medio ambiente.

 

Comprendemos que hoy la educación debe girar en torno a los intereses y los ritmos de los niños, adecuando las metodologías para despertar y alimentar la pasión por el conocimiento, guiando el desarrollo emocional para lograr resolver conflictos y afrontar dificultades, y generando un fuerte arraigo con el sentido de la vida colectiva y la responsabilidad con el medio ambiente que se funda en los valores de la tolerancia, el respeto, el cuidado y la participación constructiva. Nos interesa formar ciudadanos que exploren con libertad su mundo interior, y que hagan todo lo que esté a su alcance para conseguir una sociedad justa y cargada de futuro.

¿POR QUÉ EL ARTE?

 

Nuestra apuesta por el arte va mucho más allá de la valoración de la importancia de lo bello en la formación. Al decir que formamos a través del arte estamos diciendo que comprendemos el lugar que tiene el factor expresivo y creativo en la formación. El arte juega un papel fundamental en la formación de la sensibilidad humana que es el fundamento de la comprensión del mundo y base en todos los procesos cognitivos. Adicionalmente con el paso de los años la utilización de diversas técnicas de expresión artística, y el uso de las referencias a la historia del arte nos permiten abrir el panorama laboral de los estudiantes generando habilidades de comunicación no verbal y de interpretación visual y audio visual, que complementan el manejo de la lecto-escritura.

 

Finalmente en el reconocimiento de la alta complejidad de las problemáticas actuales la formación a través del arte también tiene un lugar esencial en el desarrollo de la capacidad creadora e innovadora, que debe abrir las fronteras generando nuevas alternativas de solución a los problemas.

¿A QUÉ NOS REFERIMOS CON CIENCIA?

 

Cuando hablamos de la ciencia como un pilar de nuestro proyecto educativo esencialmente nos referimos a la formación del pensamiento científico. Esto es, la adquisición de un hábito y método de examen riguroso y sistemático de las preguntas y los fenómenos. Esta capacidad que es aplicable a muchos temas que desbordan la ciencia es la que les permite a nuestros estudiantes una comprensión ordenada del mundo y sobre todo una capacidad de interpretación crítica del mundo de la información que hoy tenemos a la mano.

 

Para lograr este cometido realizamos ejercicios de experimentación que son objeto de investigación desde la primera infancia hasta el grado once, en la cocina laboratorio, la huerta escolar y los laboratorios de física y química. Allí se generan preguntas, hipótesis, se hace observación rigurosa, se toman muestras y datos, se organiza la información recogida, y de esta manera, los mismos niños van construyendo conceptos científicos y conclusiones importantes sobre el mundo que los rodea.

¿CÓMO NOS RELACIONAMOS CON EL MEDIO AMBIENTE?

 

El asunto esencial en la educación ambiental tiene que ver con el tipo de relaciones que establecemos con nuestro entorno. Logramos comprender las dinámicas de interdependencia y equilibrio de los ecosistemas y la vida en nuestro planeta cuando hacemos conciencia de la forma en que hacemos parte de ellas. Hoy en día  resulta fundamental tener conciencia ambiental, entender que de nuestras decisiones y el manejo responsable de los recursos depende la subsistencia de la vida, de nuestra vida.

 

Es por ello que, en nuestra nueva sede, que se encuentra dentro de la reserva ambiental VAN DER HAMMEN, la huerta es eje central de nuestra vida. Allí los estudiantes viven y comprenden el proceso de la vida, tienen acceso a la experiencia de sembrar y cosechar, de soportar las inclemencias del clima y constatar la diversidad y complejidad del medio ambiente.