Construyamos un reloj de arroz para medir el tiempo - Ofec Futuros Cientificos -Colegios, Directorio, listado, Mejores, Excelentes Colegios y Jardines Privados, oficiales, Bogotá, municipios de Colombia
Experimentos Divertidos para Futuros Científicos en Cuarentena > Construyamos un reloj de arroz para medir el tiempo

Más Opciones

Construyamos un reloj de arroz para medir el tiempo

¿Eres un Futuro Científico  atrapado en tu casa en tiempos de cuarentena? Seguramente se te habrá hecho muy largo el paso de los días y las semanas.  Miras tu reloj del celular y apenas pasan los minutos. Seguramente  te preguntarás cómo era medir el tiempo en la antigüedad, por ejemplo en  los largos viajes por mar que hacían los marinos en la época de los descubrimientos, que podían tardar meses. Aunque te parezca increíble, la verdad es que no tenían relojes digitales, en cambio tenían otros dispositivos que conoceremos en este experimento:

Hasta  hace casi 500 años  el más conocido instrumento para medir el tiempo, eran los relojes de arena. Las naves de Cristóbal Colón  los usaban en sus travesías y cada cierto tiempo los volteaban  para “recargarlos”.

Necesitamos  dos botellas transparentes preferiblemente de plástico, limpias y secas con  tapa de rosca pequeña como para líquidos, un poco de cinta de enmascarar, o cinta transparente, (Sirve la aislante, y algo  que puede ser arena lavada y muy seca  pero la podemos reemplazar por  sal, azúcar o granos de arroz, Se puede experimentar con  otros granos mayores como alverjas o lentejas.
Se colocan hasta la mitad el  material  seleccionado  en una de ellas ayudándose si es necesario con un embudo  plástico de cocina o si no lo tienes haciendo uno con un pedacito de cartulina doblada.
Luego se coloca la otra botella encima de manera que la boca quede unida  a la de la botella que tiene los granos y se unen  las bocas con cinta, de maneta que queden firmes y no se zafen al voltearlas.
Ahora colocamos la botella desocupada con su base sobre la superficie de la mesa  y observamos que los granos comienzan a caer. Podemos medir el tiempo  en que se desocupa la botella de
encima con algo repetitivo, los marineros en la época de Colón decían oraciones.
Vuelve a voltear la botella  y dice una oración o una poesía corta.

¿Cuántos padrenuestros o avemarías alcanzas a decir mientras se llena  la botella de abajo?

Allí tienes un reloj calibrado en oraciones o en poesías (Debe ser siempre la misma).
Si alcanzas a decir varias mientras se descarga  puedes graduarlo en  oraciones.
Para ello con un marcador  haces una raya en la botella a la altura que alcanza el material de tu reloj, luego de cada oración o de algo que escojas.
También al otro lado puedes con un reloj moderno  hacer rayitas marcando la altura que alcanza el relleno en  unidades de minutos  o de cinco minutos.
¿Cómo podrías  obtener un reloj más preciso?